Apuntes tras los Impactos

 

No saber es bueno para uno, pero le deja siempre como un tonto para el resto.
Hay quien sabe mucho y otros que muy poco,
pero sea cual seas, no te preocupes,
tras los impactos todos necesitamos resignificarnos.

Es como respirar, un acto involuntario.

1. El impacto puede ser cualquier cosa,
hoy en día se derrumba todo.

2. Está de moda usar el futuro, no pensarlo.
Vamos por detrás de la realidad
como si esta fuese una fuerza que nos arrastra,
hasta que el impacto te sumerge y lo fragmenta todo,
incluso tu vocabulario.

La realidad deja de ser inercia,
para convertirse en la consecuencia de.

3. Al principio parece que te hablan los edificios,  las plazas, las calles.
Te hablan los árboles, los mares, los barcos, las personas.
Todo al principio te habla y se explica.
Lo colonizado se descoloniza y se comienza a construir un nuevo significado.
(Esto puede ser confuso, porque no paran de inventarse palabras.)

4. Como si te hubiese arrastrado una ola, te reanimas,
escupes lo que has tragado, vuelves a respirar y todo parece nuevo,
hasta tú.

5. Pero no te acostumbras, por donde te muevas,
lo justo se manifiesta como respuesta ante un ataque a lo que se construyó
de forma consuetudinaria, utilizando valores como el respeto, la seguridad, la unión y la pertenencia.

No es culpa tuya, es el resultado de haber vivido.

6. Todos fuimos otros antes del impacto.

7. Al caminar, te das cuenta de que todos te miran desde donde miras tú,
desde los escombros. Y te empiezas a hacer muchas preguntas,
hasta que te planteas si el futuro, ¿son aquellas palabras que aún no se han inventado
o aquellas que llegan a resignificarse?

8. El que decía que no era un animal,
se sorprende rebuscando en su articulado primitivo
aquello que configuró,
y que con las brechas de las luchas forzosas,
se ha quedado como si no tuviese un pueblo para desarrollarse,
una mente para estudiarlo.

Y es difícil mantener el orden.

9. Tras el impacto, caminar se vuelve de nuevo política, filosofía, poesía,
y es porque el futuro se ha viciado.

10. Las consecuencias se adentran, bruscamente, y todo empieza a moverse.

Te asustas porque nada en tu exterior se mueve, pero tú si.
Como si fuese un viaje, pero del que llegas.

11. Una vez se dijo que moriríamos y hemos muerto.

12. Tras el impacto,
nos encontramos.

13. Siempre volvemos.